Home > About Us > History

History

Historia

Like most grassroots movements that have endured, PPCS began when a group of concerned neighborhood volunteers responded to what had become a neighborhood issue.

In January of 1981, a local man who was homeless and known to the neighborhood was found frozen to death. The news of his passing inspired individuals from the community to reach out to others who were homeless and in need of help.

The community's decision to become involved led to the opening of a "winter shelter" operated from the basement of Sts. Peter and Paul Church in Soulard, where it continues today.

An ecumenical effort from the start, several faith communities formed partnerships in order to better organize, including the Catholic parishes of Sts. Peter and Paul and St. Vincent de Paul, Trinity Lutheran Church, and the Sai Baba community of St. Louis.

Soon it became apparent that more could be done.

Volunteers established a Meals Program to offer nourishment and a sense of community to those living on low income in the neighborhood and beyond. Today, that program feeds over 30,000 meals each year, and is open to families, seniors, veterans, and those who are homeless.

By 1984, volunteers had incorporated as a 501(c)3 organization in order to better serve those seeking assistance and as a way to secure funding for the future.

In 1988, PPCS took its first steps into the realm of transitional housing. Staff launched the agency’s first transitional program to help individuals take the necessary steps toward independence with case management to assist them. In addition, for nearly 15 years, the community collabARTive has introduced art and art process on a weekly basis as a way of empowering participants to find their own voice in spite of overwhelming odds. The community collabARTive continues to expand within the agency, St. Louis, and beyond.

Again in the 1980s, volunteers and shelter staff came face to face with the emerging AIDS crisis. Much was unknown about HIV/AIDS at the time, and confusion and stigma were the prevailing attitudes of the day. Shelter, Transitional and Meals Program guests were dying from the disease.

Given this new challenge, PPCS responded by opening a residence in the Dutchtown neighborhood for men and women who were HIV positive, called Positive Directions. Today, the clinical staff at Positive Directions provide support for men and women living with HIV. Residents learn that their lives are far from over. Case management, life skills training, nursing, and substance abuse counseling help residents hope for the future and gain control of their illness.

In the mid 1990s, PPCS opened its Labre Center in the Shaw neighborhood, named for Benedict Joseph Labre, the patron saint of those who are homeless and mentally ill. The clinical staff at Labre serves 15 mentally ill men at a time, providing occupational therapy, nursing, substance abuse counseling, and a safe alternative to life on the street.

Today, over 85% of residents in our clinical transitional housing programs successfully transition to a life of self-sufficiency and independence.

In 2014, PPCS completed renovations to the Garfield School in Benton Park West. The school has been converted into 25 apartments for those who are chronically homeless. The Garfield Apartments are a Safe Haven for men and women who experience mental illness, live with substance abuse, and are accustomed to the isolation that comes from being homeless for years. Round-the-clock staffing and clinical services ensure that the many needs of this group of men and women are met, affording them the opportunity to become independent.

In summary, an emergency shelter, meals, transitional housing, and permanent supportive housing would not be possible without the direct assistance of our many wonderful volunteers, partners, and supporters.

Because of you, there is hope. Because of you, those we serve are empowered to regain control of their lives. Because of you, compassion and hospitality are shown to those who are otherwise overlooked. Because of you, independence is becoming a reality for the many we serve.

THANK YOU
for being part of the solution!

Al igual que la mayoría de los movimientos de base que han perdurado, PPCS comenzó cuando un grupo de voluntarios preocupados, y que eran parte de la vecindad, respondieron a una necesidad que afectaba grandemente a la comunidad.

En enero de 1981 un hombre de la localidad que carecía de vivienda y que era bien conocido en la comunidad fue encontrado muerto por congelación. La noticia de su muerte inspiró a personas de la comunidad para auxiliar a otras personas necesitadas y sin un techo.

La decisión de la comunidad de tomar cartas en el asunto llevó a abrir un “refugio invernal” en el sótano de la iglesia de Sts. Peter and Paul en Soulard, donde aún continúa en la actualidad.

Desde sus comienzos éste ha sido un esfuerzo ecuménico de varias comunidades de fe, que se asociaron a fin de poder organizarse más eficazmente; entre estas comunidades están Sts. Peter and Paul, St. Vincent, la comunidad luterana de Trinity y la comunidad de Sai Baba de St. Louis.

Pronto se dieron cuenta de que se podía hacer mucho más.

Personas voluntarias crearon un Programa de Comidas a fin de ofrecer no sólo alimentos sino también un sentido de comunidad a los pobres de la comunidad y más allá de la misma. Actualmente este programa sirve más de 30,000 comidas anuales tanto a personas de bajo ingreso, como a personas mayores, a veteranos y a quienes no tienen una vivienda.

Ya para 1984 los voluntarios habían organizado una agencia autónoma bajo la sección 501(c)3 a fin de mejor servir a aquellos que necesitaban asistencia y de asegurar fondos para el futuro. Steve Campbell, el segundo director ejecutivo de la agencia, continúa aún en este rol.

En 1988 PPCS dio sus primeros pasos en el ámbito de ofrecer vivienda transitoria.

El personal de PPCS lanzó un programa para ofrecer vivienda transitoria por un término de dos años en el domicilio de 711 Allen Avenue, para ayudar a que las personas tomen los pasos necesarios hacia su independencia auxiliadas por un personal que atiende caso por caso. En la actualidad el Programa Transitorio de Vivienda, ubicado en el 711 Allen Avenue, funciona como un programa de ahorros para aquellos hombres que van camino a restablecerse en la comunidad. La consejería individual y grupal es el fundamento de este programa. Además, por cerca de 15 años la comunidad de collabARTive ha venido presentando semanalmente el arte y el proceso del arte como una manera de habilitar a los participantes para que, en contra de todas las apabullantes probabilidades, encuentren su propia voz. La comunidad de collabARTive continúa extendiéndose dentro de la agencia, en St. Louis y aún más allá.

De nuevo en la década de los 80 los voluntarios y el personal del albergue se enfrentaron con la emergente crisis del VIH. Mucho se desconocía en ese tiempo acerca del VIH/SIDA y lo que predominaba eran la confusión y los estereotipos. Los huéspedes de los programas de albergues y de vivienda transitoria, así como los participantes en los programas de comidas se estaban muriendo a causa de tal enfermedad.

Frente a este nuevo reto PPCS responde con la apertura de una residencia en la vecindad de Dutchtown para hombres y mujeres que tenían el VIH positivo, a cuya residencia llamaron Positive Directions (Direcciones Positivas). En la actualidad el personal clínico de Positive Directions ofrece apoyo a los hombres y las mujeres que viven con VIH/SIDA. Los residentes aprenden bien pronto que la vida de ellos ni remotamente ha terminado. La atención de caso por caso, la terapia ocupacional, el auxilio de enfermería y la consejería sobre drogadicción ayuda a los residentes a encontrar esperanza para su futuro y a lograr un mejor control de su enfermedad.

A mediados de la década de los 90 PPCS abrió su Labre Center en la vecindad de Shaw, en honor a san Benito José Labre, santo patrón de los que no tienen vivienda y de los enfermos mentales.

El personal clínico de Labre ofrece servicio a 15 hombres a la vez con enfermedades mentales ofreciéndoles terapia ocupacional, auxilios de enfermería, consejería sobre la drogadicción y una alternativa segura a tener que vivir en las calles.

Más del 85% de los residentes en nuestros programas clínicos de vivienda transitoria logran hoy pasar a una vida independiente y de autonomía económica.

En 2014 PPCS finalizará las remodelaciones de la escuela Garfield School en Benton Park West. La escuela está siendo convertida en apartamentos para personas cuya situación sin vivienda es crónica. Estos apartamentos Garfield serán un lugar seguro para hombres y mujeres que sufren de una enfermedad mental, viven con drogadicción o están acostumbrados a la marginalidad que se experimenta como resultado de vivir en la calle por años. El personal y los profesionales clínicos se asegurarán de que estos hombres y mujeres reciban la atención que necesitan las veinticuatro horas, dándoles la oportunidad de llegar a ser independientes.

En resumen, un albergue de emergencia, comidas, vivienda transitoria y próximamente un programa de ayuda para vivienda permanente no pudieran ser posibles sin la asistencia de tanta gente maravillosa como son los voluntarios, socios y otros muchos que nos apoyan.

Es debido a usted que hay esperanza. Es debido a usted que aquellos que servimos pueden ser habilitados para volver a tener control de su vida. Es debido a usted que se les puede mostrar compasión y hospitalidad a esas personas que de lo contrario serían invisibles a la sociedad. Es debido a usted que la independencia ya no es sólo un sueño para muchas de las personas a quienes servimos.

¡GRACIAS
por ser parte de la solución!